EL PODER DE LA ADICCIÓN

EL PODER DE LA ADICCIÓN

EL PODER DE LA ADICCIÓN

Por Deborah Freudenmann BHSc.

Hay algunas drogas recetadas que son tóxicas para nuestro cerebro. El uso de estos medicamentos puede provocar cambios funcionales y estructurales en los órganos vitales que provocan un daño neurológico inmenso.

Las consecuencias nocivas de estos fármacos neurotóxicos no se limitan al cerebro. Varios otros órganos y tejidos del cuerpo pueden verse afectados en diversos grados según las acciones farmacológicas del medicamento involucrado.

¿Alguna vez has tenido una gran noche de borrachera? ¿Probaste algunas drogas o incursionaste de vez en cuando en drogas recreativas? La mayoría de las personas que beben o experimentan con el uso de drogas recreativas nunca desarrollarán un problema ni se volverán adictas.

La gran pregunta que tenemos que plantearnos es ¿cuándo se transforma este “uso” de drogas recreativas en “abuso” de drogas y cuándo se convierte en una “adicción” a las drogas?

El abuso de sustancias es cuando una persona usa habitualmente una sustancia intoxicante con fines recreativos, como beber en exceso, consumir marihuana con regularidad o tomar más medicamentos de los recetados.

La adicción es la progresión de este abuso de sustancias en el que un individuo tendrá síntomas y un patrón de comportamientos disfuncionales compulsivos que resultan de una necesidad incontrolable y creciente hacia la droga o bebida.

El abuso / adicción a sustancias a menudo se considera un "fracaso moral". Sin embargo, esto está lejos de ser cierto. Todas las drogas conllevan el riesgo, ya que afectan el cerebro de un individuo, al interrumpir varias vías, a menudo, los sistemas de recompensa.

Conocer las terapias complementarias y alternativas para el abuso de sustancias puede ser muy beneficioso en estos casos. A través de la medicina funcional, se pueden brindar algunos de los mejores cuidados individualizados y dirigidos a quienes padecen adicciones a las drogas y ayudarlos a terminar con el estigma mientras mejoran la calidad de sus vidas.

Aquí está una discusión sobre las drogas recreativas comúnmente involucradas en el abuso de sustancias y cómo conducen a un estado de adicción. También veremos las terapias complementarias y alternativas que pueden ayudar a los pacientes a recuperarse y llevar una vida normal.

Drogas recreativas de uso común:

  • Alcohol.
  • Canabis.
  • LSD.
  • Tabaco.
  • Tabaco mezclado con cannabis.
  • Bebidas energéticas con cafeína.
  • Opioides recetados.
  • Benzodiazepinas.
  • MDMA (metilendioximetanfetamina).
  • Cocaína.

MANEJO DEL TRASTORNO POR ABUSO DE SUSTANCIAS:

El apoyo nutricional puede desempeñar un papel fundamental en el manejo del trastorno por uso de sustancias. A menudo, el proceso implica tratamiento y asesoramiento por parte de un equipo integrador. Los asesores de salud de medicina funcional, los profesionales de la salud y los psicólogos pueden ofrecer apoyo fundamental y específico a una persona que sufre de adicción. Un aspecto importante a recordar es que no es el momento de crear una división entre modalidades. En cambio, juntos queremos educar y construir un puente basado en la confianza, la compasión, el conocimiento y la comprensión. El apoyo familiar también juega un papel vital para garantizar el éxito a largo plazo del tratamiento en tales casos.

FACTORES QUE PUEDEN CONDUCIR A ADICCIONES:

El tratamiento del trastorno por uso de sustancias implica identificar y eliminar los factores que pueden conducir o contribuir al empeoramiento de la adicción. Por lo tanto, es importante conocer estos factores, ya que también pueden desencadenar una recaída en el futuro incluso después de que el paciente se haya recuperado.

Algunos factores que pueden desencadenar adicciones incluyen:

  • Deseos de ser parte de un grupo.
  • Para liberar estrés.
  • Para hacer frente a un problema desfavorable o desafiante.
  • Para aliviar el dolor físico o el trauma psicológico.
  • Para superar el aburrimiento.

 

Como ocurre con la mayoría de las otras condiciones de salud, el tratamiento del trastorno por uso de sustancias también debe planificarse y personalizarse teniendo en cuenta las necesidades físicas, emocionales y nutricionales únicas de la persona.

Cabe señalar que cada persona es única y, por lo tanto, requiere una evaluación integral para la identificación de condiciones coexistentes. Por lo tanto, el tratamiento del trastorno por uso de sustancias también puede incluir evaluaciones sociales, físicas, dietéticas y psicológicas.

No se debe descuidar el papel del sueño profundo en el mantenimiento de una salud óptima. Los estudios de investigación sugieren que los trastornos del sueño pueden aumentar el riesgo de consumo de sustancias. Estos factores también pueden influir en la eficacia del tratamiento.

Además, las alteraciones en el patrón de sueño y las alteraciones en el ritmo circadiano suelen ser peores durante la fase inicial más crítica de la abstinencia. El tratamiento dirigido a equilibrar los niveles de hormonas en el sistema nervioso como melatonina, progesterona y adenosina y modificar la exposición a la luz podría ayudar a mantener el ritmo circadiano normal y ayudar al paciente a dormir bien y evitar los síntomas de abstinencia.

Además, la mayoría de las drogas actúan como neurotoxinas, particularmente cuando se usan durante varias semanas o meses. Pueden afectar el estado nutricional del cuerpo. Por lo tanto, se debe hacer énfasis en corregir las deficiencias de nutrientes, mejorar las funciones intestinales, promover la desintoxicación química y de metales pesados, y controlar la inflamación celular y el estrés oxidativo para respaldar una recuperación más rápida.

LOS NEUROTRANSMISORES RECOMPENSAN EL SÍNDROME DE DEFICIENCIA

Se sabe que las sustancias adictivas causan neuroadaptación en los sistemas de neurotransmisores. La mayoría de las drogas adictivas también actúan como agonistas de la dopamina funcionales, por ejemplo, el uso de la sustancia desencadena una sobreproducción de dopamina, el neurotransmisor responsable de la sensación de placer.

Esta avalancha de dopamina esencialmente entrena a tu cerebro para que la actividad realizada o el fármaco de elección, sea una actividad deseable que debe realizarse nuevamente. Con el tiempo, el cerebro deja de producir dopamina de forma natural y solo lo hará cuando se use la sustancia.

Esta es la dependencia que conduce a la abstinencia. Los síntomas ocurren porque, sin la droga, la persona es incapaz de sentirse “bien” o incluso “normal”. La persona es empujada por estos sentimientos (a menudo sentimientos increíblemente fuertes) a hacer algo, cualquier cosa, para volver a sentir esa emoción.

La dopamina también puede estar involucrada en la recompensa, la motivación, la actividad motora, la ingesta de alimentos y las emociones, mientras que la serotonina es importante para el sueño, la regulación del apetito, la personalidad y el estado de ánimo. Esta es la razón por la cual las personas que padecen un trastorno por consumo de sustancias, generalmente se ven afectadas por el síndrome de deficiencia de recompensa, que se caracteriza por un estado de dopamina disminuido o insuficiente.

Si alguien usa una droga con regularidad, siempre existe el riesgo de abuso de sustancias y adicción. No hay culpa porque la poderosa y astuta enfermedad de la adicción a las drogas está bajo control. Pero, ¿cómo puede controlar su necesidad de una droga, si son tus propias células neurológicas las que te dicen que tomes la droga?

Es por eso que el tratamiento del síndrome de deficiencia de recompensa generalmente se enfoca en corregir los niveles de dopamina. También involucra estrategias destinadas a regular las funciones y niveles de neurotransmisores como endorfina (encefalina), serotonina, GABA, acetilcolina, glutamina y dopamina.

Aquí están algunas intervenciones terapéuticas que ayudarían a una recuperación más rápida de los pacientes que luchan contra el abuso de drogas o alcohol:

N-acetilcisteína

La N-acetilcisteína (NAC) regula los sistemas neurotransmisores clave involucrados en la psicopatología al afectar los niveles de glutamato y dopamina.

La NAC puede reducir el estrés oxidativo inducido por el uso prolongado de drogas recreativas tóxicas y prevenir la regulación a la baja de los transportadores de dopamina provocada por la liberación excesiva de dopamina.

La NAC también es una precursora del glutatión (GSH), que es el propio antioxidante del cuerpo.

Por lo tanto, puede desempeñar un papel importante en la reducción de la neurotoxicidad inducida por la dopamina en pacientes con trastornos psiquiátricos que incluyen trastorno por uso de sustancias, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno bipolar y esquizofrenia.

Encefalinas

Hay 3 familias básicas de péptidos opioides que se producen en el cuerpo, incluidas las encefalinas, dinorfinas y endorfinas.

Entre estos, las encefalinas están involucradas en la nocicepción (modificación de la respuesta al dolor), la percepción de recompensas y la mediación del refuerzo conductual.

La inhibición de encefalinasa puede conducir a una mayor disponibilidad de encefalina en los tejidos cerebrales, reduciendo así la depresión y el deseo de consumir drogas recreativas.

La D-fenilalanina posee propiedades inhibidoras de encefalinasa. Junto con la capacidad de la L-fenilalanina para aumentar los niveles de dopamina en el cerebro, la D-fenilalanina puede apoyar aún más la cascada de recompensas cerebrales.

El uso de DL-fenilalanina, que es una combinación de los dos isómeros de la fenilalanina, puede conducir a un aumento significativo en los niveles de encefalina, lo que resulta en una reducción marcada en los comportamientos de búsqueda de drogas.

También se ha demostrado que la estimulación de GABA por la glutamina y los receptores 5-HT por L-triptófano mejora los efectos de los tratamientos ansiolíticos y antidepresivos que ayudan a los pacientes a retirarse del abuso de sustancias.

Soporte GIT

El alcohol y las drogas recreativas pueden afectar la permeabilidad intestinal.

Por ejemplo; El alcohol es degradado por bacterias gramnegativas en el intestino. Esto puede conducir a la acumulación de acetaldehído, que puede dañar la integridad de las uniones estrechas del revestimiento intestinal. Esto aumentaría la permeabilidad de la pared intestinal permitiendo el paso de endotoxinas al torrente sanguíneo.

Esto puede contribuir a la transferencia de endotoxinas del intestino a la circulación sanguínea y al hígado, donde estas toxinas pueden desencadenar cambios inflamatorios que provocan daños graves a largo plazo.

El alcohol también puede aumentar la permeabilidad de las paredes intestinales, lo que puede empeorar la respuesta inflamatoria sistémica.

El uso de glutamina podría ser beneficioso en tales casos, ya que ayudaría a mantener la integridad estructural del revestimiento intestinal. La glutamina también puede mejorar la microcirculación en las paredes del colon y mejorar las funciones de barrera del intestino, evitando así la pérdida de agua y nutrientes. Los probióticos también pueden reducir la inflamación y apoyar las actividades de los ácidos grasos de cadena corta como el butirato, promoviendo así la curación y la recuperación. El olmo resbaladizo podría ofrecer una protección calmante al revestimiento mucoso del tracto intestinal, reduciendo así el riesgo de enfermedades inflamatorias como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.

alcohol-soporte-git

Desintoxicación

La desintoxicación se considera un paso vital en el tratamiento de recuperación del fármaco.

La terapia nutricional también puede ofrecer un proceso de abstinencia eficaz y más seguro al favorecer la desintoxicación y permitir la eliminación de las drogas o fármacos acumulados en los tejidos sanos.

La acumulación de estas sustancias puede conducir al agotamiento de las reservas de antioxidantes del cuerpo. Como resultado, los tejidos y órganos vitales se vuelven vulnerables a la inflamación, el daño y los cambios cancerosos.

Asegurarse de que el cuerpo reciba suficiente suministro de nutrientes puede respaldar los procesos de desintoxicación y ayudar en la eliminación de estas toxinas del cuerpo.

Estos nutrientes incluyen glicina, ácido glutámico, metionina, calcio-d-glucarato, cisteína, taurina, magnesio, vitamina B6, folato y B12, zinc y selenio.

HIGADO-DETOX

Disfunciones mitocondriales

La ingesta crónica de alcohol puede reducir el consumo de oxígeno en las mitocondrias y aumentar la susceptibilidad mitocondrial para formar los poros MPT (transición de la permeabilidad mitocondrial), que son los componentes clave de los programas de muerte celular.

La ingesta crónica de alcohol también puede deprimir las funciones hepáticas y contribuir a la producción de especies reactivas de oxígeno (ROS), empeorando así el estrés oxidativo en los tejidos sanos.

Puede causar una disminución en los niveles de GSH total y mitocondrial, lo que resulta en una peroxidación de lípidos mitocondriales y una progresión más rápida de las enfermedades hepáticas.

Por tanto, existe la necesidad de mejorar el suministro nutricional del cuerpo para que estos cambios puedan revertirse. Las intervenciones nutricionales también deben tener como objetivo reducir el estrés oxidativo y apoyar la curación de los tejidos dañados.

Adicción y epigenética

Se ha hecho evidente que el abuso crónico de sustancias se produce debido a la adaptación defectuosa en el paisaje genético y epigenético del sistema de circuitos de recompensa del cerebro. También se asocia con disfunciones en las regiones cognitiva y límbica.

La epigenética podría ser una forma eficaz de modificar los factores del estilo de vida para activar (o desactivar) las expresiones genéticas específicas para reducir el riesgo de adicciones. Estos cambios epigenéticos pueden formar "etiquetas" a largo plazo a nivel molecular en el cuerpo. Los cambios epigenéticos en el ADN pueden coordinar la expresión de los genes durante el desarrollo del cerebro. Por lo tanto, es probable que estos cambios epigenéticos ocurran durante los períodos prenatal y perinatal.

Esto significa que tener antecedentes familiares de abuso de drogas o alcohol, especialmente por parte de los padres, podría tener un efecto en el desarrollo del cerebro del feto. También puede modificar el riesgo de adicción del niño durante la edad adulta.

Por eso, se aconseja a los padres que se sometan a un programa de desintoxicación antes de planificar la concepción.

Nuevos estudios de investigación han sugerido que la exposición fetal al alcohol puede aumentar el riesgo de abuso de drogas más adelante en la vida. La exposición prenatal del cerebro al alcohol hace que los endocannabinoides producidos en el cerebro creen un efecto diferente sobre las neuronas de dopamina involucradas en conductas adictivas. Como resultado, las neuronas de la dopamina se vuelven más sensibles al efecto de las drogas recreativas.

Además, la exposición prenatal del cerebro también puede reducir el efecto de los endocannabinoides al interferir con las funciones de los receptores endocannabinoides. Debido a esto, las sinapsis excitadoras pueden perder la capacidad de debilitarse, lo que desencadena un mecanismo cerebral crítico que puede conducir a un mayor riesgo de adicción.

Esta forma de desarrollo genéticamente vinculado del abuso de drogas o alcohol se denomina trastornos del espectro alcohólico fetal. Esto puede conducir a problemas cognitivos y de comportamiento en los niños, así como a un mayor riesgo de problemas de salud mental (depresión, ansiedad, TDAH y control de impulsos).

CONCLUSIÓN:

Es hora de comprender que el abuso de drogas o alcohol no es el resultado de un fracaso moral. Ocurre debido a la expresión genética específica, deficiencias nutricionales o la respuesta alterada de los neurotransmisores en el cerebro.

Por lo tanto, es necesario identificar la causa raíz de la adicción y enfocar el tratamiento en eliminar los factores que pueden contribuir al abuso de sustancias.

Se espera que la epigenética desempeñe un papel fundamental al permitir que los pacientes superen los síntomas de abstinencia y lleven una vida saludable al permitirles recuperarse del abuso de sustancias de una manera segura y más eficiente.

 

www.trulyheal.com/the-power-of-addiction/

2 months ago
Comentarios